Organigrama vertical

 

El organigrama vertical de una empresa se basa en una estructura jerárquica piramidal, cuyas responsabilidades recaen en la cima de la misma. A medida que descendemos por la cadena en cada área funcional, el nivel de autoridad y responsabilidad disminuye.

Así pues, la representación gráfica es escalonada de arriba hacia abajo. Los organigramas verticales son los más utilizados tradicionalmente por las empresas. Sin embargo, cada vez se está dando más sistemas mixtos, que combinan organigramas verticales con horizontales.

Este tipo de estructuras mixtas resultan ser muy útiles para empresas con un gran número de unidades en la base. También tenemos el organigrama horizontal, que se aplica en empresas caracterizadas por tener una mayor confianza en el uso de equipos multifuncionales.

 

¿Cuáles son los objetivos del organigrama jerárquico de una empresa?

 

El propósito principal del organigrama general de una empresa es mantener su estructura organizacional de la misma, y comunicarlo así a todas las personas que intervienen en la organización. Asimismo, pone en relación los diferentes niveles jerárquicos con el fin de tener claros los protocolos de actuación en las diferentes situaciones.

Para que un organigrama básico de una empresa sea realmente útil, tiene que cumplir dos requisitos indispensables: debe ser fácil de entender y debe contener los elementos únicamente necesarios.

Existen muchos tipos de organigrama jerárquico de una empresa. Por su representación o disposición geográfica, pueden ser horizontales, mixtos, circulares, tabulares  —el cual no lleva líneas que  una los mandos de autoridad—, y verticales.

En este artículo veremos los objetivos principales de utilizar organigramas organizacionales y las ventajas e inconvenientes de aplicar el organigrama de una empresa vertical.

 

Ventajas del organigrama vertical

 

  • Líneas claras de gestión.
  • Mayor sensación de control.
  • Departamentos relativamente pequeños, con gerentes que controlan de cerca a sus equipos.
  • Cada nivel jerárquico tiene sus funciones, lo que permite que exista una mayor especialización en la toma de decisiones.
  • Motivación del equipo movida por la promoción y la escala laboral. Cada peldaño es un cargo con mayor responsabilidad y remuneración económica, en la mayoría de casos.

 

Desventajas del organigrama vertical

 

  • La sensación de pertenencia a la empresa de la persona en la base de la pirámide, puede ser mayor que el resto. Por lo que se puede sentir menos valorada que el resto.
  • Esta desconfianza es recíproca, por lo que el empleado puede sentirse muy ‘lejos’ de su jefe más próximo.
  • La toma de decisiones es un proceso largo, que pasa de nivel en nivel jerárquico, lo que provoca que la empresa tenga una reducida la capacidad de actuación rápidamente. Todo esto en un mercado que cambia continuamente.
  • Es necesario que el liderazgo en la cima de la estructura sea fuerte, al sustentarse en él toda la organización. Se lo contrario, todo se vendrá abajo.
  • No se promueve la colaboración entre niveles jerárquicos.
  • La comunicación entre departamentos suele ser menos que en las organizaciones con estructuras horizontales.

 

La verticalidad se va volviendo horizontal

 

Aunque todavía existen muchas empresas con este tipo de organigramas verticales, es cierto que estas estructuras están desapareciendo en nuestros días. En la actualidad, la cultura organizacional más popular es la de gestionar equipos auto-responsables con sus funciones, capaces de tomar ellos mismos decisiones estratégicas y con alta capacidad resolutiva.

Se trata de equipos multidisciplinares, motivados por la confianza depositada en ellos. Todos los procesos son más ágiles, en un mercado cada vez más versátil. Por ello, las herramientas que se utilizan en empresas dinámicas e innovadoras, son las que se ajustan precisamente a esta cultura ágil y fresca.

Aplicaciones de planificación y gestión capaces de afrontar contratiempos de manera rápida y efectiva, mientras ponen en contacto y coordinan equipos que van desarrollando actividades. Guiados, todos ellos por un líder, y no un jefe, y gestionados por apps como Sinnaps.

 

Te recomendamos… Todo sobre la Matriz de McKinsey.

Te recomendamos estos artículos

Escribe un comentario