La metodología Waterfall o cascada relaciona actividades en un diagrama cuyos entregables son necesarios para que la próxima actividad pueda dar comienzo. El proyecto se va desarrollando de una forma secuencial y se trata de una metodología tradicional frente a las cada vez más populares metodologías ágiles.

 

metodologia waterfall

 

La ingeniería de industrial es uno de los sectores donde más se utiliza la metodología Waterfall. Sin embargo, estas técnicas de planificación lineal no promueven la flexibilidad a los posibles cambios de la planificación. Lo que quiere decir que a medida que vamos avanzando, sí vamos planificando según los nuevos requerimientos, pero no resulta muy efectiva si necesitamos hacer un cambio en el plan.

Por ello, gestionar proyectos bajo técnicas en cascada no resulta el método más optimizado para muchas compañías innovadoras que buscan metodologías mixtas, con las que maximizar recursos y tiempo. Así lo confirman datos de la encuesta realizada por KPMG, donde se concluye que el 76% de las organizaciones en Holanda y Bélgica opinan que los proyectos gestionados por la metodología Agile superan la clásica metodología Waterfall en 2020. 

Pero, ¿qué diferencia existe realmente entre ambas metodologías? ¿Cómo combinarlas usando plataformas de gestión online fáciles de usar y accesibles para todos los tipos de equipos de trabajo? ¿Cómo gestionar proyectos utilizando lo mejor de ambas metodologías para adaptarnos a los cambios y relacionar al mismo tiempo actividades? Software online como Sinnaps, nos permiten planificar proyectos de una manera muy simple, relacionando actividades y además flexible para tener en cuenta todos lo cambios que vayamos necesitando.

 

¿En qué consiste la metodología Waterfall?

 

El proveedor recibe una serie de ideas y requisitos que se ordenan de manera lineal y secuencial bajo unos plazos. El proyecto está formado por una serie de actividades o fases en cascada. A medida que se van completando, de izquierda a derecha, se van validando las actividades.

Una de las características de este tipo de técnicas, es precisamente la dependencia entre actividades: no podemos avanzar si previamente no se han completado las anteriores tareas relacionadas.

Además, cada actividad puede contener varias subtareas. Y es que se suele planificar por fases.

 

metodologia waterfall

 

 

Diferencias entre la metodología Waterfall y Agile

 

La confusión entre metodología Waterfall y Agile suele ser frecuente. Cada vez más empresas están más interesadas en mejorar su gestión para ganar tiempo, recortando al mismo tiempo costes. De ahí, que la gestión de proyectos se profesionaliza, optimizando planes y coordinando mejor al equipo. Muchas de ellas, se están decantando por métodos ágiles.

La encuesta realizada por Ambysoft, concluye que el método ágil tienen un 64% más de éxito, si comparado con sólo el 49% para las técnicas Waterfall. Además, hay un 18% de proyectos fracasados con técnicas de cascada frente a un 8% de fracasos utilizando técnicas ágiles.

Visto así parece que lo ideal es usar metodología ágil, sin embargo vamos a identificar las principales diferencias entre ambos tipos de técnicas, con el propósito de elegir el método que mejor se ajusta a nuestros proyectos.

 

Metodología Waterfall

 

  • Planificación lineal, con actividades relacionadas.
  • Plan estático, que no permite cambios complejos durante la ejecución de los proyectos.
  • Los tests del producto están completamente separados de su desarrollo. Una vez se tiene el producto, se prueba. Esta manera de testear se convierte en un auténtico problema para los desarrollo de software, cuya solución de bugs e incidencias suelen ser parte de la ejecución del proyecto en sí.
  • El éxito del proyecto se centra más en llegar a tiempo a las fechas clave y bajo el presupuesto estimado desde el inicio.

 

Metodología Agile

 

  • Planificación por iteraciones. En cada iteración o sprint se analizan requerimientos, se aprueban borradores, se implementan y se testean los resultados. El proyecto está mucho más fraccionado, permitiendo mejorar la adaptación a los cambios que vayan surgiendo.
  • Tests constantes.
  • Promueve la participación del cliente durante la ejecución del proyecto.
  • Reuniones, normalmente semanales, para revisar resultados, resolver problemas y cambiar planificaciones según sea necesario. A diferencia de la metodología Waterfall, las técnicas ágiles promueven la colaboración del equipo a través de reuniones periódicas con las distintas partes del proyecto.
  • Las actividades pueden tener dependencias entre ellas o no. Pues podría ser que parte del proyecto se pueda ir desarrollando, con independencia de las distintas áreas. Esto promueve el dinamismo y maximiza recursos y costes.
  • El éxito del proyecto está en la calidad del producto. La flexibilidad del plan es para y por encontrar los mejores resultados según los requerimientos exactos del cliente.

La siguiente imagen con el ejemplo del barco, nos ayuda a entender mejor qué diferencia existe entre ambas metodologías:

 

metodologia waterfall

Waterfall y Diagrama de Gantt

 

El diagrama de Gantt es una herramienta que nos permite relacionar actividad y presentar visualmente mejor la planificación de proyecto. Básicamente, un gráfico de Gantt está basado en la metodología Waterfall o en cascada. Con la diferencia de que las actividades pueden o no estar relacionadas entre sí, y pueden existir tareas que se estén completando al mismo tiempo. Esto nos permite optimizar mejor los recursos y mejorar la flexibilidad de la planificación, a diferencia de la clásica cascada.

Aquí lo vemos en el ejemplo de Sinnaps, donde podemos incluir dependencias entre actividades y también darles fechas fijas a las mismas.

 

resource gantt chart

 

Probar ahora

 

Ejemplo de metodología Waterfall combinada con Agile

 

Hoy en día, los equipos de trabajo más innovadores y competitivos buscan la mejora constante en todos sus aspectos. Uno de ellos está en la optimización de la gestión del trabajo. Cada vez más empresas, tratan de combinar técnicas y adaptar diferentes los diferentes métodos a las necesidades particulares de cada proyecto.

Entre las más buscadas están:

  • Flexibilidad ante los posibles cambios en la planificación
  • Colaboración entre los diferentes interesados de todos los proyectos
  • Gestión de recursos
  • Gestión de la disponibilidad del equipo en todos los proyectos en los que cada persona participe
  • Imputación de horas y costes
  • Seguimiento a tiempo real del avance del proyecto

Por ello y afortunadamente, existen herramientas online como Sinnaps, donde combina las técnicas ágiles con los métodos más clásicos como la metodología waterfall. Esta plataforma calcula automáticamente qué ruta de trabajo debemos seguir para llegar a tiempo a la fecha de entrega, utilizando y controlando el presupuesto estimado y bajo los requerimientos del cliente, aunque haya cambios continuos.

Lo hace detectando los caminos críticos del proyecto y los posibles cuellos de botella. Con esto, es capaz de decirnos si el plan es realista, si con los plazos estimados lograremos alcanzar nuestros objetivos.

 

 

Además, hay un panel ágil basado en Kanban con columnas fáciles de seguir el avance de las actividades diarias (Por hacer, En progreso, Tarde, Hecho). Este tablero refleja lo que tenemos planificado en el calendario.

 

 

Probar ahora

 

Si a esto le sumamos, que podemos crear simulaciones de planificaciones según los cambios de la misma, tendremos la combinación perfecta entre ambas metodologías. Así, veremos cómo afecta a todo el proyecto, los cambios que nos vayamos encontrando a lo largo de nuestro plan. Todo ello, sin dejar de controlar gastos, avances y horas trabajadas.

Artículos recientes

Escribe un comentario