El informe o test Belbin se aplica en las empresas para identificar los roles de los equipos de trabajo, definiendo sus fortalezas y debilidades en el entorno laboral.

 

test Belbin

 

Test Belbin

 

Al formar un equipo de trabajo debemos estudiar antes el contexto en el trabajamos y por el que invertimos nuestros esfuerzos. El conjunto de personas que lo formen determinará el futuro de nuestro proyecto. Y es que nuestra empresa o negocio son precisamente esas personas que interaccionan en un entorno laboral, pero sobre todo social.

Cómo dijo el propio Meredith Belbin, investigador británico y autor de este sistema: «Un equipo no es un conjunto de personas adscritas a determinados puestos de trabajo, sino una congregación de personas donde cada uno de ellos desempeña un rol que es comprendido por el resto de miembros. Los miembros de un equipo negocian entre sí el reparto de roles y desempeñan de manera más eficaz aquellos que les son más naturales.»

Al aplicar el test Belbin para conocer mejor, no sólo nuestras fortalezas, sino todas las dificultades y debilidades que tenemos, nos enfrentaremos a ellas para poder evitarlas. Al fin y al cabo, encontrar el equilibrio entre los distintos roles de equipo, será la clave para gestionar adecuadamente cada uno de los contratiempos.

El test Belbin o también llamado informe Belbin, es un inventario en el que recogeremos nuestras percepciones y la de los observadores. Es un cuestionario online en el que los participantes tardan unos 20 minutos en completar y sus respuestas son analizadas por programas especializados como el Interplace de Belbin. Se genera así un informe con un alto grado de fiabilidad.

Este informe te dirá cuáles son esas fortalezas y debilidades para sacar lo mejor de tu equipo. Es importante aclarar que se trata de tu propia percepción, no la de los demás hacia ti. Por lo que si quieres obtener un feedback, deberás comunicarte con el resto de tu equipo. ¿Por qué son importantes la valoraciones de los observadores?

 

Roles de equipo Belbin

 

Como sucede en la sociedad a diario, en los equipos de trabajo de las empresas, cada persona busca su sitio, un papel con el que se siente cómodo y donde puede desarrollar y aplicar todo su potencial. A continuación, veremos los roles de equipo definidos por Belbin y que te pueden aportar ese equilibrio tan importante. O también puedes visitar este artículo en el que se explican los diferentes roles de proyecto: ¿Quién gestiona qué?

  • Cerebro. Persona creativa, resolutiva innata pero con pocas habilidades sociales. Suele tener problema para priorizar problemas pero desatasca al equipo cuando éste se bloquea.
  • Investigador de recursos. Extrovertido, dominante, inquieto, emprendedor. No suele terminar las tareas pero siempre está a la caza de nuevas oportunidades. Suele tener un perfil de comercial.
  • Coordinador. También se trata de una persona dominante y sociable. Gran comunicador y caza talentos. Muy organizado y planificador, siempre en búsqueda de validar actividades. Mantiene un constante feedback con el equipo.
  • Impulsor. Según Belbin, no puede haber más de uno por equipo. Son personas competitivas y energéticas. Afrontan problemas y asumen responsabilidades. Extrovertidas y sociables. Proactivos, defienden la acción de las ideas. Buenos para inyectar vitalidad al resto del equipo.
  • Cohesionador. Personas muy empáticas, escuchan a los demás y prefieren evitar los enfrentamientos. Se trata del diplomático por excelencia. Es extrovertido y le encanta la cooperación entre todos.
  • Monitor evaluador. Objetivo, perspicaz y muy observador. Suele ser introvertido y serio, pero sus datos raramente están equivocados. Si tienes desempeñas este rol en el equipo, te recomendamos ¿Cómo hacer un diagnóstico de proyecto?
  • Implementador. Su perfil es el de una persona muy organizada y eficiente, pero lenta para captar nuevas oportunidades. Fieles a los valores y objetivos de la empresa.
  • Finalizador. Suele ser un rol complicado para integrarlo en el equipo. Es introvertido y además exige continuamente que se cumplan plazos. No suele ser propenso a delegar, pero sin embargo se preocupa porque no falte de nada con el fin de terminar el proyecto sin fallos.
  • Especialista. Altos conocimientos en un determinado área, obvio. Sin embargo, muchas veces se centra en cosas que no son importantes para el equipo. No es especialista en priorizar.

Es muy probable que pienses que tienes una mezcla de más de un rol. No es malo, también de eso se trata, sin embargo, seguro que destacarás más por ser… ¿impulsor o cohesionador por ejemplo?

Si identificamos a cada uno de estos roles de equipo a través del test Belbin, sabremos cómo comunicarnos y gestionar a cada persona de la mejor manera, para obtener lo mejor de cada uno. Mientras, este artículo te puede dar algunas pistas… ¿De qué debo informar a mi equipo?

Si te interesa el tema, te recomendamos también ¿Cómo organizar un equipo de trabajo?

Y aquí te dejamos algunas dinámicas de motivación laboral para despertar y hacer más felices a tus colaboradores. 😉

 

Te recomendamos estos artículos

Escribe un comentario