Las dinámicas de motivación laboral son un conjunto de actividades con las que muchas empresas buscan cumplir un objetivo estratégico: fomentar el trabajo en equipo, formar equipos de trabajo nuevos, promover buenas prácticas de liderazgo, ayudar a la integración de grupos aislados y, en definitiva, mejora el clima laboral de la compañía.

En este artículo veremos diferentes tipos de dinámicas de motivación laboral. Actividades para motivar a un equipo de trabajo, las cuales nos ayudarán a, no sólo entender y conocer mejor a las personas con las que trabajamos a diario, sino a fomentar un clima laboral saludable, que dispare la productividad de nuestra empresa.

 

dinámicas de motivación laboral

 

La productividad y la motivación laboral van siempre de la mano. Ambas cabalgan por una delgada línea que hace que las empresas sean realmente eficientes o no.

Toda organización está compuesta por personas. Son estos equipos de trabajo los que hacen que todo sea posible. Por ello, se convierten en el bien más preciado de la compañía. Y como tal, hay que cuidarlo. De hecho, es sabido que la gestión de personas es de las cosas más difíciles de llevar por parte de directivos y líderes de equipos. Porque es importante el trabajo en equipo, y muchos de ellos lo tienen en cuenta.

A menudo se suele leer y se dice mucho en los entornos laborales: la motivación personal en el trabajo es la clave para que una empresa crezca y tenga éxito. Si tus empleados o equipos están contentos, serán más creativos, productivos, aumentará enormemente su capacidad resolutiva y mejorarán su gestión del tiempo. Se sentirán libres y sacarán lo mejor de sí y no buscarán trabajo en otro sitio. Algo elemental, para la atracción y retención de talento.

Parece obvio. Sin embargo todavía un gran porcentaje de empresas no lo tienen muy en cuenta. Un 40% de los empleados se sienten infravalorados y poco apreciados por su empresa, según publica un estudio de Edenred, llamado ‘Medición y mejora del bienestar en el lugar de trabajo‘.

Esto deriva en una insatisfacción laboral que influye bastante en el producto o servicio. El mismo informe asegura que el 68% de los consumidores no volvería a adquirir un producto o servicio, si no ha recibido un buen trato por parte de los empleados.

 

¿Cómo hacer una dinámica de grupo?

 

Cuatro pasos antes de aplicar cualquier tipo de actividad:

  1. Descripción de la cultura organizativa
  2. Estudio del perfil de los empleados
  3. Análisis de las necesidades y objetivos de la empresa
  4. Identificación y diseño de una estrategia para implementar las dinámicas de motivación laboral

 

Antes de empezar….

 

Sobre todo, antes de aplicar cualquier dinámica de grupo, todo el equipo debe tener claro estos aspectos:

– Para qué y por qué hacer su trabajo diario.

– Se siente parte importante de la empresa.

– Estar aceptado en el grupo.

– Tener autonomía.

– Se identifica con los valores y cultura organizativa.

– Está desarrollando la actividad adecuada para él. 

– Está aprendiendo y siente que debe superar retos.

– Se siente escuchado, al mismo tiempo que sus necesidades son comprendidas y tratadas siguiendo una lógica.

– Refuerzo de la sensación de seguridad.

 

El aspecto económico es importante también, por supuesto, pero está demostrado que cada vez más talento busca estos aspectos para sentirse realmente satisfechos y motivado laboralmente.

Ahora, pasemos a ver cómo motivar a un equipo de trabajo con algunos ejemplos de dinámicas de motivación. Entre las técnicas de motivación y trabajo en equipo, destacan algunos juegos de trabajo en equipo recomendados, en los que los empleados se diviertes y fomentan, mismo tiempo, el buen clima laboral.

 

Actividades para motivar a un equipo de trabajo

 

Room Scape. Los equipos se encuentran en una habitación cerrada y tendrán que salir sólo si superan una serie de pruebas, puzzles o enigmas en los que tendrán que cooperar y trabajar en equipo.

El cliente misterioso. Aquí la empatía es la reina. El equipo de trabajo tendrá que ponerse en la piel de un cliente molesto e irritado. El objetivo será convencer a ése cliente, representado por una persona del equipo, para que se vaya contento. La inteligencia emocional será clave para saber cómo compensar al cliente con productos o servicios propios de la empresa. Además, en esta prueba pueden salir soluciones creativas para aplicarlos en la realidad.

Dead line Puzzle. Se trata de una herramienta clave para fomentar el trabajo en equipo. Un reloj va marcando el tiempo completado, el equipo que lo termine antes, gana. Cooperación, comunicación, visión de conjunto. Valores importantes que enseña un jugar en equipo.

Mimicompañía. Cada miembro del equipo representa a través de la mímica a un animal. El resto debe adivinarlo. A continuación se debate sobre las posibles mejoras de expresarse.

¡Brainstorm en 2 minutos! Los participantes tienen dos minutos para generar ideas rápidas sobre los temas que se van proponiendo. ¡Creatividad, a tope!

Best team. Cada equipo escribe en una tarjeta verde 3 fortalezas y en una roja 3 cosas que debe tener un compañero para trabajar en su equipo. Se mezclan todas las tarjetas verdes, por un lado y las rojas por otro. A continuación se adivina cuál sería el equipo real (verde) y cuál el ideal (rojo).

Our target. Cada equipo describirá en una libreta el perfil de sus tipos de clientes en 5 minutos. Al finalizar se debatirán los resultados y las razones de cada rasgo.

Los números. El grupo se está moviendo por una habitación. El responsable del juego dice cuántas parejas se deben formar. Las personas que se queden sin pareja pierden el juego. Se trata de un clásico juego que da mucho dinamismo.

Mensaje en cadena. Aquí se trata de fomentar la comunicación entre el grupo. Formando un círculo, un miembro del equipo dice un mensaje a la persona de su derecha. El mismo mensaje se dice al de al lado. La última persona dice el mensaje que le ha llegado y se comprueba con el original.

 

Estas son sólo algunos ejemplos de actividades para fomentar la motivación laboral. Sin embargo, si no están bien asentadas la bases de los nueve aspectos identificados anteriormente, estas prácticas no servirán de mucho. La comunicación y la empatía tienen ayudarán a resolver casos críticos. Por eso, es importante saber cómo comunicarnos con nuestro equipo.

En esta lección del curso gratuito de gestión de equipos y proyectos, Richard Balet, CEO de Sinnaps, nos da algunas pistas y trucos, que no están en los libros… ¡Disfrútala! 🙂

 

Técnicas básicas para motivar al equipo de trabajo

Destacamos los principales aspectos básicas para la motivación en el trabajo. Todo líder que se denomine como tal, sabe cuáles son estos ingredientes.

Confianza. Es la base de todo tipo de relaciones, también las laborales. Los líderes que proponer retos a su equipo, que se interesan y aplican muchas de sus ideas, estarán fomentando el crecimiento de cada uno de los empleados.

Reconocimiento. Como si de la educación de un niño se tratara, a las personas que forman nuestro equipo hay que saber reconocerles cuando así corresponda. Encontrar ese equilibrio y facilitar la promoción.

Compromiso y no sólo integración. Dos de los objetivos más importantes para promover la participación del equipo, es alcanzar el compromiso e integración del mismo. Si les damos confianza y reconocimiento, muchos de nuestros empleados sentirán la responsabilidad de compromiso que supone alcanzar los retos propuestos. Guillermo Montero Fdez-Vivancos así nos lo contaba en esta entrevista.

Delegar. No es fácil. Muchos jefes de equipo no son capaces de saber delegar su trabajo. Lo que les lleva a transmitir desconfianza hacia el resto de personas. Si sabemos identificar las tareas importantes y urgentes, estaremos a un paso de saber localizar las actividades que podemos delegar.

Asignar las tareas adecuadas a las personas correctas. Cada uno se define por un perfil determinado. Los equipos multidisciplinares, afortunadamente, son capaces de llevar a cabo actividades variadas con la mayor eficacia posible. Sólo hay que conocer a cada miembro y saber qué tareas desempeñará mejor y, sobre todo, se sentirá más cómodo en su ejecución.

Comunicación. Lo jefes de equipo deben tener muy presente el atroz aislamiento en el que se pueda sentir todo empleado, más si se trabaja a distancia. Por ello, hay que saber huir de él gracias a una comunicación constante y adecuada. En su justa medida. Además, todos tienen que saber cuáles son sus responsabilidades. Y es que, en definitiva, la comunicación es la base de una auto-gestión eficaz. Teniendo en cuenta a todos los roles del equipo, desde el Team Member hasta el Partner del proyecto.

Beneficios laborales. Dentro del plan de incentivos para empleados, existen varios ejemplos que las mejores empresas captadoras de talento ofrecen a sus empleados. Desde un horario flexible, el trabajo por objetivos, la guardería subvencionada o descuentos en formaciones profesionales. La imaginación y el ingenio invaden esta área para darle forma.

Encuestas anónimas. Muchas empresas realizan encuestas anónimas a sus empleados para comprobar el grado de satisfacción de los mismos. Entra dentro de la comunicación interna, que nunca debe descuidarse en todo tipo de organizaciones, grandes, pequeñas o medianas. Detectaremos y estudiaremos así, cómo motivar a un empleado desmotivado.

Al aplicar estas principales formas de incentivar a los trabajadores, estaremos alcanzando buenos niveles de productividad. Pero no sólo eso, sino que ayudaremos a mejorar el clima laboral de nuestra empresa, la eficacia en las tareas, el desarrollo de empleados auto-responsables, mejora de la reputación, sentimiento de pertenencia y buenos embajadores de nuestra marca como empresa.

Estas son sólo algunas de las técnicas más eficaces para motivar a un equipo de trabajo, pero sin duda, la que mejor funciona en toda relación humana es la empatía 😉

 

Te recomendamos…

Dinámicas de grupo: ejemplos

Te recomendamos estos artículos

Escribe un comentario