La estrategia de producto es de los pilares de todo proyecto empresarial. Saber cuál es nuestro valor competitivo, la ventaja que tenemos con respecto a nuestros competidores nos ayudará a averiguar aspectos tan importantes como cuál es nuestro público objetivo y cómo nos vamos a dirigir a él.

 

Estrategia de producto

 

A continuación, te damos algunas claves y ejemplos para poder desarrollar una estrategia de producto adecuada a los tiempos actuales, y válida para todo tipo de sectores. ¿Cómo diseñar una estrategia de desarrollo de producto? ¿En qué debemos fijarnos? ¿Qué precio fijar a nuestro producto?

 

Te puede interesar…

Pasos para hacer un proyecto

 

¿A qué nos referimos con estrategia de producto en una empresa?

 

Si estás buscando este término: estrategia de producto, es por que entiendes que se trata de las acciones que llevaremos a cabo en torno al producto con el objetivo siempre en mente de aumentar la facturación de nuestra empresa.

Según diferentes aspectos dentro de nuestra investigación del mercado y público objetivo, así cómo el plazo que disponemos para alcanzar nuestros objetivos y el presupuesto con el que contemos, podremos implementar una serie de acciones u otras.

Así pues, la estrategia de producto serán todas aquellas modificaciones, precios, canales de distribución del producto, envasados y demás cualidades que se basen en el producto en sí mismo. Si nuestra empresa vende un servicio, será éste nuestro producto.

Para ello, es fundamental hacernos con una herramienta capaz de planificar nuestra estrategia, como Sinnaps. Fijaremos así los plazos, gestionaremos los recursos con los que contemos, iremos midiendo el avance de la misma, a partir del gasto y el ritmo de trabajo, para que de forma colaborativa podamos compartir con el equipo de trabajo cada actividad y objetivo validado.

 

 

Empezar a planificar la estrategia de producto

 

Además, es clave poder re-planificar y preparar proyectos flexibles para nuestros planes estratégicos. Vivimos en un mundo de constantes modificaciones, por lo que tener simulaciones de planificaciones y escenarios preparados para ver su impacto en la estrategia, es fundamental. Sinnaps, herramienta de gestión de proyectos, nos resuelve este aspecto de una manera fácil e intuitiva, y además muy accesible para toda empresa.

 

estrategia de producto

Empezar a planificar escenarios

 

Estrategias de fijación de precios de productos

 

De las primeras acciones que investigaremos será una estrategia de fijación de precios de productos. Para ello, es importante hacernos con mapas de posicionamiento y ver cómo estamos con respecto a nuestra competencia. También es clave saber qué busca o con qué podemos llegar mejor a nuestro público objetivo. Así pues, vamos a identificar los puntos previos básico de una investigación antes de proceder a acciones estratégicas de producto como la de fijación de sus precios.

Es importante averiguar, sobre todo si se trata de diseñar estrategias de nuevos productos,…

  • Análisis interno y valor diferenciador del producto o propuesta de valor. ¿En qué etapa del proyecto empresarial nos encontramos y qué nos hace diferentes? Esto nos ayudará a fijar un precio u otro a los productos.
  • Intereses, comportamientos, hábitos, gustos y demás cualidades del público al que nos dirigimos. ¿Tenemos varios segmentos? ¿Cómo, cuándo y dónde están sus decisiones de compra? Intenta dividirlos y llegar a ellos con mensajes adaptados a cada necesidad de cada uno de sus segmentos. Muchas compañías realizan o encargan encuestas a empresas especializadas, gracias a las cuales se tiene un mayor conocimiento de este público objetivo. Tras esta investigación, es importante fijarnos unos hitos o momentos clave en nuestra planificación para seguir actualizando la información y los cambios de intereses del público o el nacimiento de nuevos nichos de mercado. Para ellos, podremos desarrollar estrategias de nuevos productos, orientados a sus necesidades específicas.
  • Al mismo tiempo, deberemos investigar las fortalezas y debilidades de nuestro sector, así como las de nuestra propia empresa. ¿Nuestro mercado está dominado por los precios de los productos?
  • Competencia. ¿Cómo se están dirigiendo al target (público objetivo) cada uno de los competidores que hemos identificado? ¿Qué líneas de producto tienen? ¿Qué precios y acciones estratégicas de producto están llevando a cabo? ¿A qué mercados se están dirigiendo?
  • Nuestro posicionamiento con respecto a la competencia. Podemos utilizar mapas de posicionamientos con ejes como: precio-calidad, precio-volumen de facturación, precio de producto-notoriedad de marca, precio-valor percibido, precio-variedad de producto, o precio-volumen de mercado al que nos dirigimos. Sin embargo, existen muchos otras combinaciones según la información que necesitemos en nuestro caso.
  • Rentabilidad que queremos alcanzar. Si buscamos una determinada estrategia de producto basada en la fijación de precios es importante distinguir entre valor, costo y margen de beneficio.
    • Costo: el gasto de realizar un producto.
    • Margen de beneficio: la cuantía que recibimos después de descontar el costo de producción al ingreso de la venta.
    • Valor: lo que el público o cliente cree que debería costar un producto.

 

Te puede interesar…

Innovación de productos

Ciclo de vida de un producto

 

Estrategias de precio: ejemplos

 

Una vez disponemos de estos datos datos, sabremos cómo enfrentarnos mejor a una estrategia de fijación de precios de productos. La cual puede ser de penetración, cuando ponemos un precio bajo a la media del mercado; de alineación, nuestro precio es igual que la media del mercado; o de selección, el precio que fijemos será superior a la media de mercado.

Entre toa la imaginación y creatividad estratégica que puedas darle a tu plan, existen dos tipos de estrategias de precios clásicos: costo más margen o costo-plus, y estrategias de fijación de precios basado en el valor del producto.

  • Costo más margen o costo-plus: según esta estrategia de costos, al coste de producción se le suma el margen de beneficio que queremos obtener. No tiene en cuenta aspectos como nuestro posicionamiento en el mercado ni la imagen de marca, es decir el valor del producto antes mencionado.
  • Estrategias de fijación de precios basados en el valor del producto. Si decidimos trabajar con esta estrategia de producto es importante saber si realmente podemos pedir un aumento de precio a nuestro público objetivo: ¿nuestro valor diferencial justifica que nuestros precios estén por encima? Por ejemplo, hay marcas que construyen un ecosistema alrededor basado en otros aspectos que ofrecen a su público y que todo ello apoya la estrategia de fijación de precios por valor o imagen percibida.

Para esta estrategia de fijación de precios basada en el valor del producto, se suele utilizar el llamado precio descremado. Se trata de poner un precio alto e ir comprobando el valor que el público está dispuesto a dar, según vayamos bajando su precio. La idea es encontrar una rentabilidad máxima posible.

 

Otros tipos de estrategias de producto o servicio: ejemplos

 

Existen muchas posibilidades de diseñar una estrategia de producto o servicio adaptado a nuestros objetivos empresariales. Muchas empresas, cada vez más, se centrar en desarrollar estrategias de producto como por ejemplo aumentar la variedad de productos para llegar a nichos de mercado más específicos. Con ello, nuestras acciones de comunicación y captación serán mucho más efectivas ya que, al diseñar productos de nicho, nuestro público objetivo será más cualificado e invertiremos mejor los esfuerzos.

Otra opción es diseñar estrategias de nuevos productos en función a la estacionalidad. Por ejemplo, para Navidad o para verano lanzamos nuevos productos centrados y orientados al momento de su lanzamiento y justificados por la estacionalidad.

Hay empresas que fijas su estrategia de producto en el lanzamiento de nuevas versiones del producto o servicios. A partir de novedades, también es una manera de aumentar nuestra facturación. Promociones, descuentos, etc. son más acciones en torno al producto.

A estas alternativas podemos añadirles estrategias de diseño del producto, para diferenciarlo del resto. También es muy frecuente hoy en día, personalizar los diseño con un nombre detrás del mismo. Con ello, estaremos aumentando su valor de marca y su percepción.

Podemos utilizar estas estrategias de lanzamiento de un producto para mejorar nuestra rentabilidad. Un plan estratégico que debemos gestionar bajo herramientas de planificación accesibles como Sinnaps, muy utilizadas por agencias de marketing.

 

 

 

 

 

 

Artículos recientes

Escribe un comentario