Descubre la manera de obtener las ventajas de cada una de las técnicas PERT, CPM, Gantt o Kanban, sin tener que decantarse por una sóla de ellas.

A menudo nos encontramos ante múltiples razones que nos llevan a tener que elegir entre técnicas como PERT, CPM, Gantt o Kanban para la gestión de nuestros proyectos. Sin embargo, nos preguntamos: ¿por qué debemos decantarnos por uno u otro método cuando tenemos la posibilidad de beneficiarnos de lo mejor de los cuatro?

Si bien es cierto que cada proyecto es único y respira de manera muy diferente a cualquier otro. Su comportamiento depende de muchas variables, a veces predecibles y otras veces muy inesperadas. Por ello, depende de cada tipo de proyecto se deben emplear metodologías más flexibles y otras más ágiles para proyectos con una duración más reducida. Pero, ¿y si pudiésemos unificar ambos métodos? ¿Acaso los proyectos más cortos y sistemáticos carecen de contratiempos de última hora? Ninguno está exento de los imprevistos. Por ello, se hace necesario el empleo de técnicas basadas en logaritmos que nos soluciones problemas de este tipo y además nos las presentes de manera muy intuitiva y visual.

El primer lugar, debemos entender realmente cómo nos ayuda la lógica utilizada por PERT (Project Evaluation and Review Techniques) y CPM (Critical Path Method), para obtener automáticamente los flujos de trabajo más óptimos.

 

PERT, CPM, Gantt o Kanban

Con PERT, el Project Manager podrá interrelacionar cada actividad según los recursos asignados en cada una de ellas. Por ejemplo, si para realizar la tarea C se necesita el entregable de la actividad A, PERT nos avisará de que debemos terminar A antes de que pongamos en marcha C. Pura lógica que a priori no debe tener mayor complicación. Sin embargo, la cosa se complica cuando la ejecución de una sola actividad afecta a numerosas tareas.

Si a esto le añadimos los beneficios de CPM, el resultado de la planificación será mucho más preciso. Existen unas determinadas actividad que son clave para la consecución de todo el proyecto. Digamos que afectan directamente a que el proyecto esté listo y con los objetivos alcanzados en una fecha determinada. Estamos hablando del ‘camino crítico’ y los ‘cuellos de botella’ del propio proyecto. No podemos tener parada una maquinaria que al día nos esté costando X, o unos colaboradores esperando a que les lleguen los recursos necesarios para iniciar la siguiente actividad, cuyo entregable, por ejemplo, significará el final del proyecto en total.

Con técnicas PERT, CPM, Gantt o Kanban, en unos segundos obtendremos el flujo de trabajo más eficaz, pensado para el ahorro de tiempo y costes finales

En proyectos, en los que el volumen de relaciones y actividades es considerablemente alto, es necesaria la aplicación de este tipo de técnicas. De lo contrario, la planificación del Project Manager se convertiría en un auténtico rompecabezas. Pues bien, existen herramientas, como Sinnaps, que planifican automáticamente la gestión de los proyectos basándose en la lógica de PERT y CPM. En apenas unos segundos, obtendremos el flujo de trabajo más eficaz, pensado para el ahorro de tiempo y costes finales.

 

Visualiza PERT y CPM de manera intuitiva a través del Gantt-flow

 

Si trabajamos con proyectos complejos, ¿cómo conseguimos visualizar todas a actividades y sus relaciones en nuestra herramienta? A través de un diagrama de Gantt por sí mismo no nos podrá ayudar demasiado, sino todo lo contrario. Con Gantt únicamente presentamos las tareas en forma de lista, atendiendo a un calendario específico. Es decir, reproduce gráficamente las actividades, su duración y secuencia, además del calendario general del proyecto y la fecha de finalización prevista. Pero si lo que queremos es visualizar la relación entre las tareas, al mismo tiempo que las fechas que necesitamos comenzar y terminar cada una de ellas, se hace indispensable el uso de PERT y CPM al mismo tiempo. A eso, Sinnaps lo ha bautizado como diagrama de Gantt-flow, pues la herramienta nos presenta de forma muy intuitiva el flujo de trabajo que debemos seguir, para que el proyecto sea lo más rentable posible.

 

Kanban se une a la ‘fiesta’

 

Una de las mejores ventajas de los software diseñados para proyectos complejos es que también se pueden utilizar para proyectos más simples, con menor duración de actividades con menos recursos. Son muchas las empresas que llevan tiempo utilizando esta técnica de origen japonés. Kanban (del japonés: kanban, donde “kan” significa “visual”, y “ban” significa “tarjeta” o “tablero”) es una completa técnica de seguimiento de producción, basada en un tablero en el que se visualizan las tareas por hacer, las que están en curso y las finalizadas. Se trata de una técnica muy empleada en metodologías ágiles.

Sinnaps, por ejemplo, lo está implementando en su página de inicio o dashboard. En muchas ocasiones, un mismo Project Manager trabaja a la vez con varios proyectos. Pues bien, ya puede controlar de un vistazo y sin entrar en cada planificación de cada proyecto, cómo se están comportando las actividades de los procesos.

En definitiva y afortunadamente, tenemos la posibilidad de utilizar las ventajas que nos ofrece cada técnica PERT, CPM, Gantt o Kanban, y aplicarlas según las necesidades específicas de cada uno de los proyectos.

 

 

Te recomendamos…

Modelo PERT CPM

 

Te recomendamos estos artículos

Escribe un comentario