Un plan de empresa es una declaración formal de uno objetivos que parten de una idea o iniciativa empresarial. Se constituye como una fase de proyección y evaluación de los resultados obtenidos.

Una herramienta que nos va a ayudar a definir y conceptualizar nuestra idea será precisamente el plan de empresa. Se trata de un documento que identifica y describe la viabilidad técnica, económica y financiera de ésa oportunidad de negocio, que en un principio hemos analizado en nuestra cabeza.

Este documento, en el que se decribe la información más relevante de una empresa, sirve además para darnos cuenta de la viabilidad del proyecto.

Así pues, un proyecto de plan de empresa es la base de cualquier negocio. Como emprendedor, si alguna vez te ha tocado elaborar uno, ya sabes de lo que hablamos. Y si no, aquí  podrás ver cómo se elabora paso a paso un plan de empresa.

Sin embargo, pocas veces sabemos realmente para qué sirve a lo largo de la vida de nuestro proyecto empresarial, y cómo elaborarlo de manera efectiva y completa.

 

plan de empresa

 

 

¿Para qué sirve un plan de empresa?

 

A diferencia de un Proyecto de Inversión —documento del análisis económico y financiero común en la última mitad del siglo XX —, el plan de negocio está menos centrado en los aspectos cuantitativos e ingenieriles, aunque los contiene, y está más focalizado en las cuestiones estratégicas del nuevo emprendimiento, como una forma de asegurar su consistencia en el sentido de consistencia estratégica.

Durante toda la evolución del negocio, el plan de empresa puede reconducir algún aspecto comercial, productivo, organizativo o financiero. Y servirá como instrumento de comunicación básica entre los interesados del proyecto, ya sean externos a los distintos departamentos o entre los empleados. Además, puede utilizarse como base sobre la que se levanten nuevos proyectos de crecimiento o diversificación de la actividad principal.

Así pues, es conveniente resumir todo lo que un plan de empresa puede dar de sí antes, durante y después del lanzamiento de nuestra empresa.

 

Un plan de empresa antes….

 

— Definir la propuesta de valor

— Describir del modelo de negocio

— Valoración de riesgos

— Evaluar la viabilidad general del proyecto

— Identificar interesados y posibles agentes externos

— Como herramienta de comunicación para posibles promotores

— Instrumento para comprobar la viabilidad financiera

— Plasmar la estrategia y objetivos principales del negocio

— Identificar nuevas oportunidades

 

Un plan de empresa durante….

 

— Reconducir el objetivo inicial y principal del negocio

— Revisar la estrategia marcada, evaluarla e iniciar los cambios necesarios

— Fuente para el nacimiento de nuevas propuestas de valor, como estrategia de diversificación

— Continúa siendo un instrumento principal de comunicación e imagen empresarial

— Asimismo, instrumento comercial para buscar colaboraciones de interés

— Documento de control sobre el desarrollo del proyecto, apoyado de una adecuada herramienta de gestión que evalúe continuamente los riesgos del mismo.

 

Un plan de empresa después….

 

— Identificación de errores y búsqueda de soluciones concretas

— Documento base para la elaboración de un nuevo plan mejorado

— Registro de tu actividad como emprendedor

— Vuelve a ser una herramienta perfecta de comunicación

— Instrumento de apoyo para crear una nueva oportunidad de negocio

 

¿Cómo hacer un plan de empresa?

 

Te damos los pasos para hacer un plan de empresa para emprendedores. Antes de crear una empresa, debe existir una oportunidad de negocio. Obvio. Una vez identificada la viabilidad del proyecto, el plan de empresa desarrolla todos los procedimientos y estrategias necesarias para transformar la oportunidad en todo un proyecto empresarial. A continuación detallaremos, cómo hacer un plan de empresa paso a paso. Así, podrás ver cómo es un plan de empresa completo.

 

1: Analiza las condiciones del mercado

El mercado está compuesto por distintas variables entre ellas, económicas, tecnológicas o legales, entre muchas otras, que influyen en todo el micro entorno.

En cambio el mercado micro ambiental está compuesto por aquellas fuerzas más cercanas a la empresa que influyen de manera más directa en su desempeño, la competencia, los proveedores, los clientes, etc. No se debe limitar el proceso de investigación únicamente al momento en que se inicia un nuevo negocio.

2: Conoce objetivo del mercado

El mercado objetivo designa la totalidad de un espacio preferente donde confluyen la oferta y la demanda para el intercambio de bienes y servicios.

3: ¿Cuál es la misión de tu negocio?

Es imprescindible en este índice de plan de empresa: la misión de tu negocio. El propósito principal por el cual tiene sentido que comiences un nuevo negocio.

Se conoce como misión empresarial al conjunto de objetivos generales y principios de una organización, resumidos todos ellos en una frase. Su fin más destacado es el de comunicarlo a todas las personas que componen la empresa y no olvidarlo a lo largo del desarrollo del proyecto empresarial.

4: Describe tú producto o servicio

¿Qué obtendrán los clientes con su compra y cuáles son sus puntos débiles o inconvenientes? Esto último es muy importante a la hora de hacer un plan de negocio, los lectores valorarán mucho tu sinceridad.

Además, seguro que ya existen empresas que están trabajando por los mismos objetivos. Identifícalas y pregúntate: ¿Cómo voy a diferenciarme?

5: Identificar a los clientes potenciales

Conoce quién son tus clientes potenciales y asígnales una nota, rango o algún tipo de atributo que indique su nivel de interés en tu empresa, su disposición de compra, el lugar del ciclo de compra en el que se encuentran y qué tan bien calzan con los objetivos de tu organización.

6: ¿Cuál es tu competencia?

Tu competencia tendrá unos productos similares para tu mismo público objetivo. ¿Cuáles son esos productos productos o servicios? ¿Cómo los producen y qué características tienen sus procesos de producción? ¿Por qué alguien va a abandonar a tus competidores actuales para comprar en tu negocio? O viceversa… Existe aquí un gran esfuerzo para desarrollar habilidades empáticas.

7: ¿Cómo posicionarás tu producto o servicio?

Compara características como el precio, la calidad o el tiempo de respuesta con las de tus competidores. Para ello, puedes realizar un mapa de posicionamiento, basado por ejemplo en precio y calidad. Esta fantástica herramienta nos dirá qué productos o servicios debemos invertir más o cuáles compiten mejor con otras marcas competidoras.

8: ¿Cuál es la estrategia de venta?

Este paso se reduce en conocer e investigar cada proceso de venta, con el fin de aumentar su nivel de efectividad. Si te preparas, la gente lo notará y aumentarás tus probabilidades de éxito.

9: Las habilidades y fortalezas de tu equipo

Analizamos los puntos fuertes que debería tener el equipo de trabajo de nuestra organización. ¿Cuáles son las competencias básicas que necesitamos? Esta fase está muy relacionada con la cultura de la corporación. Y es que una empresa es el conjunto de personas que la forman. Si sabemos gestionar eso, sabremos gestionar gran parte de la organización.

10: Así será la adminitrasción de la empresa

Metodologías y sistemas mediante los cuales se administrará tu empresa. La cultura de tu organización también se comenzará a definir en esta fase, aunque poco a poco se irá madurando una vez el negocio esté en marcha.

La tecnología necesaria para la administración de tu empresa juega un importante papel en este apartado. Ya podemos ir seleccionando las aplicaciones que mejor se adapten a nuestra gestión. En la actualidad existen muchas apps muy competitivas y fáciles de usar que permitena muchas empresas a realizar una gestión muy completa. Están dirigidas a todo el equipo, pues nos encontramos en un momento de entornos colaborativos y online. Prueba de ello es el desarrollo de apps tan intuitivas y potentes como Sinnaps.

11: Define los costes

El coste es la medición en términos monetarios de los recursos utilizados para conseguir un objetivo. Mide, por tanto el uso de los recursos necesarios para producir bienes o servicios. Así pues, tendremos en cuenta la cantidad de recursos que se han empleado para un propósito determinado.

12: Identifica las necesidades de financiación

Y sea un plan de empresa sencillo, o el más completo del mundo, las necesidades de financiación deberían reflejarse en el documento. Y es que empezar un negocio, comprar maquinaria y otros inmovilizados para expandir un negocio o invertir en el negocio de otros es básico.

Esto normalmente se hace mediante préstamos personales y líneas de crédito. Existen préstamos específicos con condiciones especiales para este tipo de inversión, como las líneas de apoyo a la empresa del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

13: Definir rentabilidad esperada

El objetivo principal de un sistema a desarrollar se centra en el alineamiento de las necesidades de negocio del sistema, con las posibilidades técnicas reales. Una fase muy importante , por ende, es la identificación de las necesidades de negocio.

14: Define estrategias de marketing

Teniendo en cuenta las ventajas competitivas de la empresa, se describen los caminos a seguir para ocupar nos nichos de necesidades que nos interesan alcanzar.

Es fin será lograr un mayor resultado con la menor inversión y esfuerzo.

15: Describir proyecciones financieras

Estimación de los resultados que puede ofrecer en el futuro una sociedad o un negocio, basándose en datos históricos y en la evolución futura de las variables pertinentes.

16: Evalúa los posibles riesgos

Identifica los riesgos a los que puedes acceder en esta fase tan prematura. Más adelante irás identificando contratiempos que puedan poner en peligro tu proyecto.

Existen aplicaciones de gestión y planificación, que te dan la posibilidad de guardar diferentes escenarios de tu planificación, conociendo de antemano cómo afectará da cambio provocado por un contratiempo. Es caso de Sinnaps, que te ofrece guardar simulaciones de planificaciones para implementarlas si fuera necesario.

17: Elabora un informe DAFO

Un DAFO es la identificación de las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades de tu empresa, en relación con su entorno directo e indirecto. Las debilidades y fortalezas corresponden a los atributos de la propia organización. Mientras que las amenazas y oportunidades están relacionadas con el entorno externo y ajeno a la empresa, como puede se la legislación mercantil o una crisis financiera.

18: Principales áreas de tu empresa

La estructura y los departamentos en los que estará dividida tu empresa es importante. Aunque, es cierto que durante el desarrollo del proyecto de negocio, las áreas podrían sufrir numerosas modificaciones. No tengas miedo a cambiar cosas que consideres que pueden mejorar tu organización, al fin y al cabo las necesidades del momento te darán los suficientes motivaciones para pivotar. Y si es a tiempo, mucho mejor.

 

Además, te recomendamos…

Proceso de planificación

La gestión de procesos

¿Cómo hacer una gestión de recursos eficaz en tu empresa?

Te recomendamos estos artículos

Escribe un comentario